Carmen Serratos

Cuautitlán, 1993 
@cejas_del_mal_





¿De qué se trata tu trabajo en general?


“ Mi obra aborda principalmente temas relacionados con los roles de genero, lo femenino, las instituciones que nos moldean, la escuela, la religión y la familia; desde una postura feminista. Me interesa la apropiación de objetos o imágenes comunes para generar relecturas que los doten de nuevos significados. Mis técnicas de trabajo son el dibujo, el uso de texto y experimentar con el textil sobre todo en maneras no tradicionales ”.










¿De qué se trata tu proyecto para FAIN 2020?


“ Se trata de un proyecto que explora la relación entre los hábitos y ritos de la limpieza e higiene con las prácticas de purificación de los rituales o cultos religiosos. En el dogma católico/cristiano, el cuerpo se encuentra en un estatus inferior al alma y se le asignan atributos negativos como la mortalidad, los impulsos, la debilidad, la sexualidad, etc.... En un movimiento biopolítico que tiene como objetivo el control y la vigilancia estricta de los cuerpos, se considera que estas características negativas manchan el alma con impureza, de modo que la única forma de alcanzar la espiritualidad y a Dios es purificarla. Por otro lado, la limpieza personal y la higiene representan tecnologías disciplinarias modernas que también controlan los cuerpos. Con el advenimiento de la ciencia y el desarrollo de la medicina, vemos repetirse la misma metáfora de purificación ahora en el discurso secular moderno. La salud y la enfermedad son sustitutos de la pureza y el pecado. Como bien lo pudo observar Sigmund Freud en su estudio sobre las neurosis obsesivas, los nuevos rituales modernos de bañarse habitualmente, lavarse las manos, cortarse el pelo, depilarse, rasurarse, maquillarse, etc... resultan acciones compulsivas que presentan parentescos de familia con los ritos religiosos. Este proyecto busca equiparar estos dos discursos a través de piezas en las que uso símbolos de la religión católica combinados con objetos y productos de limpieza. elevando los objetos, símbolos y prácticas de la higiene (el jabón, el cloro, la bomba de baño, el gel antibacterial; lavarse las manos; las marcas de jabones, etc.) a un estatus sagrado ”.