Omar Mendoza

@omr.mz

Omar Mendoza (CDMX) explora la pintura abstracta con un interés particular en los procesos y el lenguaje propio de cada material. Su práctica pictórica actúa como detonante de experiencias sensoriales inmersivas, mediante intervenciones en el espacio que funcionan a nivel instalativo y efímero, caracterizado por formas abstractas que oscilan hacia direcciones figurativas.

Propuesta para FAIN CDMX

EEKZAMEN SERIES

“Como una pintura nos iremos borrando,
como una flor nos iremos secando aquí sobre la tierra”
Nezahualcóyotl.

“Eekzamen” es una palabra de origen Maya que significa: “entre dos luces” y se utilizaba para describir zonas dentro de murales prehispánicos en los cuales se presentaba un azul oscuro y nocturno. La presente serie retoma esta palabra como guía e inspiración, pues las pinturas que se presentan se iluminan también “entre dos luces”: la luz del mundo antiguo y la del presente, la luz de aquellas historias mitológicas que han quedado en el olvido y su canto que reverbera desde lo lejano.

Estas piezas están inspiradas en las antiguas y enigmáticas historias del Popol Vuh. Enfatizando la primera parte del libro que habla sobre cómo los Dioses decidieron crear al mundo y al ser humano, mientras todo sucede en una noche prolongada y un amanecer.

“Eekzamen” es resultado de una amplia experimentación que deviene de una investigación sobre técnicas y procesos mesoamericanos tradicionales para la extracción de pigmentos y tintas naturales. Todos los materiales fueron recolectados de la naturaleza y pueblos originarios de los padres del artista. Eventualmente cada color fue extraído y preparado con resinas, aglutinantes y ceras. A pesar de que en el mercado actual se encuentra una variedad inmensa de colores y pigmentos de origen sintético, cuyo alcance es global y regido por finalidades mercantiles, no se relacionan con los mundos simbólicos específicos de cada lugar.

Por ese motivo, Mendoza se interesa por crear una conexión profunda y personal con su obra, con sus orígenes históricos y familiares, a través de la extracción de sus propios pigmentos recuperando técnicas ancestrales mesoamericanas. “Eekzamen” es un acto alquímico que capta la esencia cromática de plantas, cortezas de árboles, flores, frutos, piedras y tierras. Durante el proceso pictórico cada color transforma sus propiedades a nivel químico, según las combinaciones de materiales a las que está expuesto. Cada pintura es un ser vivo que muta a través del tiempo. Es un respirar hoy, una nostalgia del recuerdo y una perspectiva del porvenir.

Publicaciones Similares